lunes, 8 de febrero de 2010

"¿Y este hijo de puta es pastor?"

Hay frases que se te escapan. Son así, se te escapan de una. Y son duras.

Por ejemplo, "¿Este es boludo o es hincha de Racing?". O quizás "Es un pelotudo de mierda". O puede ser "Es un hijo de mil puta".


Antes que nada, advierto. Aquel que haya leído hasta aquí y ya se haya horrorizado, tiene la posibilidad de no seguir. Después de todo, este blog expresa opiniones de las que me hago cargo. Se puede no estar de acuerdo, pero no pretendan ni esperen la autocensura. Como dije en una entrada anterior (muy anterior), no me interesa ser politicamente correcto.


Dentro de las iglesias tenemos de todo. Gente buena y gente mala. Fue el mismo Jesús el que dice que "AQUEL QUE ESTÉ LIBRE DE PECADO QUE TIRE LA PRIMERA PIEDRA" y que "LOS SANOS NO NECESITAN DEL MÉDICO". Sin embargo, me sorprende ver como ciertas facciones se alejan del "verdadero" cristianismo.

Es interesante observar las conductas. Después de todo, son absolutistas en cuanto a la fe. Hacen hincapié en cuestiones morales, como el hecho de no fumar o no tomar. Sin embargo, olvidan aspectos MAS importantes: el amor al otro, la defensa de los más débiles, velar por los necesitados, por los extranjeros,etcétera.

Es interesante tambien como se olvidan de la condición humana del hombre. O por lo menos de la suya. Consideran ser poseedores de la verdad absoluta, y todo aquel que no entre en su medida, no es digno de entrar al Cielo.

No hay nada más alejado de la fe cristiana, que estos principios por los cuales se manejan. Si hay algo que Cristo no vino a hacer, es a condenar. Pero están tan cegados por su arrogancia, que olvidan lo importante, y recuerdan solo aquello que les conviene.


Hace dos días, hablaba con un amigo. Puntualmente me decía que en muchos lugares, solo se apunta a buscar poder y dinero, con el deseo de dominar al otro. Eso es una aberracion. Esas mismas personas, que se rasgan las vestiduras por la desigualdad social y la pobreza, son opresores de los pobres y viven de ellos.

Esa vida es una vida de mierda. Es una vida triste, vacía...y hay que tener cuidado de no caer en lo mismo, ya que la tentación es grande. Yo tengo claro que solo tendría poder y dinero para ayudar a los que lo necesitan. Entonces me pregunto, ¿es eso realmente poder?. Y llego a la conclusión de que eso es REALMENTE poder, pero un poder que humaniza. Un poder que ayuda al otro, que lo levanta y lo hace sentirse parte de esta sociedad.


Solo me queda una pregunta a aquellos que oprimen al otro: ¿Y esos hijos de puta son cristianos?

Paz y bien.

3 comentarios:

Monchito dijo...

OJO CON RACING GILAZO!! xD

Lisa dijo...

Pues sí, eso se consideran, cristianos ¬¬ la eterna contradicción... nada que añadir a tus palabras ;)
Besos.

Anónimo dijo...

eso es lo mismo que muchos nos preguntamos todos los días... pero felicidades man, yo no soy cristiano precisamente por estos HDP que sólo se alimentan del pobre, lo utilizan y lo desechan si no sirve para sus intereses. El PRIMERO que ayudó al desamparado fue Jesús, y no pidió ni un quinto por ello, ni siquiera un diezmo para él mismo, y hasta les dio comida (verdad paredesufrir?). Que se queme el falso cristiano y gloria al que enseñe con el ejemplo las palabras del profeta. Aquellos, llevan a Dios cerca de la boca, pero lejos del corazón. Bless,hermano.

Publicar un comentario